Madera, mimbre, verde esmeralda y carácter


Madera, mimbre, verde esmeralda y carácter

Can Pepito se hizo esperar todo un año, los astros no se alinearon y, cuando parecía que íbamos a poder despertarnos para poner en marcha este sueño, hubo que ponerlo de nuevo a dormir.

Ahora, lo vemos como un tiempo indispensable porque aquellos meses sirvieron para repensarlo todo, para entretenernos en los detalles, para dejar que el proyecto creciera y encontrara su carácter.

Un carácter que el arquitecto e interiorista Alain Perrier expresó a través de la madera, el mimbre, los colores sólidos y ese verde esmeralda que tranquiliza la mirada, que serenó la nuestra y la de quienes vienen a compartir mesa y charla sin prisas.

Un diseño de interiores que tiene alma porque también recoge la de Pepito Morales, anterior propietario de este espacio, un personaje del que pronto os hablaremos.

Alain supo entender lo que queríamos hacer con Cap Pepito porque nos conoce, porque la familia une lazos que te conectan incluso sin darte cuenta. Fue un lujo que un profesional que ha creado espacios para importantes bancos, hoteles, boutiques y residencias privadas internacionales pusiera su mente, su creatividad, en este pequeño rincón de la isla. Que transformara una antigua vivienda particular para convertirla en algo más que un restaurante: en nuestra casa. En la vuestra, si os apetece venir a cenar a nuestro jardín.